Killshot 2 Nike J Crew

Adoctrinamiento cultural. A partir de unas ideas motrices, se in todo, como la historia, la religión, la ética, la moral, los valores tradicionales, etcétera, y se va mentalizando a todas las personas de que «todo lo an es retrógrado» y se da lugar a una crítica de lo que sea anterior o tradicional, de «lo que no es nuevo». De esta manera se va haciendo una nueva base sin que nos demos cuenta..

Dicen los expertos que Fátima Gálvez es un valor seguro. Se refieren a que es una competidora fiable que suele estar siempre entre las mejores. Un repaso al palmarés de esta cordobesa de 29 aos, que empezó a disparar con una escopeta a los once siguiendo a su padre en sus jornadas de caza por los olivares de Baena, así lo atestigua.

El día de hoy estaba dedicado al Palacio de Rundale y a las playas de la regiónde Jurmala. Sin embargo, desde ahora aviso que no he ido al segundo destino. En el intercambio de opiniones de ayer, María y Marta me dijeron que no merecía la pena, que era demasiado turístimo, que era todo playa y nada más; ni siquiera chiringuitos.

O no es así?No, para nada. Qué le queda?Mucho, pero yo soy más de proyectos del día a día, voy haciendo según van surgiendo las cosas. Ahora estoy centrado en lo que te decía.Ha dejado ya su carrera televisiva?No. En pleno centro se encuentra el hotel Codru, propiedad según me comentaron de la familia del antiguo presidente, pero tiene unos precios desorbitados. Desde unos 35 la noche. Tienen la pequea oficina en el bulevard Negruzzi, a medio camino entre la estación y el centro.

Cuando el hermano de Natacha Jaitt le consultó a su colega sobre qué le gustaría hacer por fuera de los chimentos, este respondió sobre sus ganas de viajar por el mundo. «Me gustaría tener un programa de viajes. No cómo el de Marley, ni tampoco el de Iván de Pineda», indicó De Brito, en referencia a Por el mundo (Telefe) y Resto del mundo (El Trece), aunque el conductor de Pasapalabra ya no está al mando de este y su lugar fue ocupado primero por Liz Solari y actualmente por Emilia Attias..

En el camino la aguja del depósito anuncia la cuarta parada en una gasolinera, que acabaría siendo la última del viaje. Eso, siguiendo nuestra norma de repostar cada vez que bajamos del medio depósito, significa que acabaremos cubriendo todo el itinerario del viaje con algo menos de tres depósitos de gasolina. Donde paramos esta vez parece ser una «gasolinera de un solo hombre», en la que los conductores no deben siquiera apearse del vehículo y un solo empleado se maneja entre ellos recibiendo el pedido, cobrando y gestionando los surtidores.

Deja un comentario