Problema: mi gato no come

    Que el gato no quiera comer es un trastorno que padece no solo el animal, sino su dueño. Es un signo de que algo en él anda mal, y que debe ser observado, en primer lugar por el propietario, quien pueda hacer una evaluación correspondiente para dictaminar si es necesario acudir a un profesional o no. 

    Si mi gato no come, puede ser por diferentes causas, a saber:

  • Enfermedades periodontales, que tengan que ver con una inflamación en las encías o con bacterias bucales.
  • Enfermedades gastrointestinales, como colitis, inflamación del intestino, del páncreas, parásitos, la ingesta de algún cuerpo extraño (como una cuerda) o incluso tumores.
  • Enfermedades renales, más tratándose de un gato mayor. Las enfermedades renales producen náuseas, haciendo que el animal no quiera comer.
  • Otros factores determinan la no alimentación del gato, pueden ser la inyección de la vacuna, los cambios de horario padecidos por toda la familia o incluso la ansiedad (porque sí,  los gatos también padecen de ansiedad).

    Será necesario que el dueño del gato esté atento a qué síntoma padece, que esté provocando que no quiera comer. De esta forma, podrá saber si se necesitará tratamiento médico o no. El médico, en sí, podrá dictaminar medicamento o dieta, o incluso alimentación a través de jeringa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *